Parecidos y diferentes: América Latina y la implementación de los ODS

hrd_datacartagena_904

Por Javier Surasky, Coordinador del área de investigación y análisis de CEPEI. Twitter: @infocepei

 

 

 

1. Los puntos de partida

Los países de América Latina inician sus caminos hacia a implementación de los ODS desde situaciones diferentes: el índice de preparación para lograr los ODS elaborado por la Sustainable Development Solutions Network y la Bertelsmann Stiftung muestra el siguiente cuadro:

País

Posición País Posición País

Posición

Uruguay 40 Panamá 70 Colombia 91
Chile 42 Ecuador 71 R. Dominicana 92
Argentina 43 Paraguay 75 El Salvador 94
Brasil 52 Perú 81 Guyana 101
Costa Rica 53 Surinam 87 Honduras 102
México 56 Bolivia 89 Guatemala 106
Venezuela 62 Nicaragua 90 Haití 144

Cuba no integra el listado por insuficiencia de datos.

 Fuente: elaboración propia sobre datos de Sachs, J., Schmidt-Traub, G., Kroll, C., Durand-Delacre, D. y Teksoz, K. (2016)

 Estas diferencias pueden pensarse desde 3 pilares básicos para la implementación de los ODS en los que la sociedad civil debe ser protagonista: institucionalidad, planificación y datos.

 2. Institucionalidad

Colombia fue país pionero en materia institucional al crear, en febrero de 2015, la Comisión Interinstitucional de Alto Nivel para darle seguimiento a la aplicación de la Agenda de Desarrollo Post-2015 y sus objetivos de desarrollo sostenible. Otros países de la región han ido creando sus espacios nacionales para la implementación de los ODS:

  • Brasil: Comisión Nacional para los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • Chile: Consejo Nacional para la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.
  • Costa Rica: Consejo de Alto Nivel sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • El Salvador: Consejo Nacional de Desarrollo Sostenible.
  • México: Comité Técnico Especializado de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • Panamá: Comisión Interinstitucional y de la Sociedad Civil para el apoyo y seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • República Dominicana: Comisión Nacional para el Desarrollo Sostenible.
  • Venezuela: Grupo de Coordinación Interinstitucional.

Otros países, como Honduras han puesto la implementación de los ODS bajo responsabilidad de órganos preexistentes.

  • Argentina: Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, creado en 2002.
  • Guatemala: Consejo Nacional de Desarrollo Urbano y Rural, también creado en 2002.
  • Honduras: Secretaría de Coordinación General de Gobierno, establecida en febrero del 2014.

Perú y Uruguay, se encuentran definiendo sus canales de implementación de la Agenda 2030.

A nivel regional, en 2016 se ha creado en el marco de la CEPAL un Foro de Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible encargado de realizar el seguimiento y examen de la Agenda 2030.

Ese cuadro no significa que la tarea de avanzar hacia los ODS esté encaminada ya que la necesidad de trabajar en alianzas multisectoriales parece irse “quedando atrás”: el nivel de inclusión y participación reales de actores no gubernamentales en las estructuras señaladas es un asunto todavía abierto y constituye uno de los desafíos principales de la sociedad civil.

3. Planificación

Brasil, Colombia, México y Panamá tienen instrumentos de planificación de políticas a largo y mediano plazo, mientas que Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Haití y Nicaragua tienen solamente estrategias de mediano plazo. El Salvador, Chile y Paraguay actúan en el marco de agendas presidenciales y Guyana, Haití, Honduras y Nicaragua tienen además estrategias nacionales de lucha contra la pobreza.

Si analizamos la forma en que los parlamentos participan de los procesos, hallamos que únicamente en Brasil, Colombia, México, República Dominicana y Surinam estos debaten y deben dar aprobación al plan nacional de gobierno, cuya elaboración está en manos de los respectivos poderes ejecutivos.

Respecto de las organizaciones de la sociedad civil, solo Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Nicaragua, Perú y Uruguay tienen leyes que regulan espacios para su participación en la planificación de políticas.

Exigir participar en los procesos de diseños de políticas orientadas a alcanzar los ODS y volcar allí las propias experiencias y capacidades buscando asegurar que estos sean una prioridad para la acción es un segundo desafío de implementación que enfrenta la sociedad civil.

4. Datos

Los sistemas estadísticos de los países de la región carecen de las capacidades requeridas para generar, gestionar y presentar el volumen de datos que la implementación y seguimiento de los ODS requieren. Desde 2004 el Banco Mundial mide el nivel general de capacidad estadística de los países a través de un índice que considera la dimensión metodológica, las fuentes de datos y la periodicidad de seguimiento con que trabajan.

Índice general de capacidad estadística de los países de América Latina y promedio general de América Latina y Caribeña excluyendo los países de renta alta (2004 y 2014-2016)

javier-picture-1

Fuente: elaboración propia sobre datos de Data World Bank, consultado el 2 de noviembre de 2016

No son pocos los países que han tenido retrocesos respecto del punto de partida (Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Guatemala, Nicaragua, Panamá y Perú muestran estancamientos o regresiones. Haití, Guyana, Surinam y Bolivia se encuentran en situación de “alta debilidad estadística”.

Generar sus propios datos y ponerlos en diálogo con los estatales, a la vez que controlar la calidad de los datos y su apropiación por las personas es el tercer desafío que señalamos debe enfrentar la sociedad civil en el camino hacia los ODS.

5. Y ahora ¿Qué?

Si bien las situaciones de los países son diferentes, los desafíos institucionales, de planeación y datos son compartidos y las experiencias de unos pueden beneficiar a otros. Establecer espacios de mutual learning es fundamental. 2016-12_ods-amlat-jp

La diversidad crea además ciertas responsabilidades que deben ser cumplidas: los diferentes contextos sugieren que los grupos en riesgo de ser dejados atrás no son los mismos en los distintos países. Identificar correctamente a estos grupos, darles participación institucional, hacerlos parte de la planificación y darles visibilidad estadística es indispensable.

Es urgente fortalecer las herramientas que permitirán a los países de América Latina cumplir con sus compromisos, y hacerlo en una perspectiva multisectorial es la única opción que respeta los compromisos que resultan de la Agenda 2030.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s